¿De qué lado se sube a un caballo? – Tu Minuto de Coaching

julio 9, 2009 · Imprimir este artículo

¿De qué lado se sube a un caballo? –me preguntó uno de los domadores.
Yo sentí que esa pregunta era un desafío porque me la hacía en medio de un fogón, rodeado de otros paisanos que parecían querer divertirse con este chico de la ciudad al que le gustaba andar por el campo.

Del lado izquierdo- contesté, dando la respuesta correcta para ellos – y acorde con la tradición. Pasé su examen, pero no pude pasar el mío cuando mi cabeza me preguntó: ¿y por qué se sube del lado izquierdo? Entonces, decidí preguntárselo a un amigo mío, hijo del domador del pueblo.
Es así- me dijo. Se quedó pensativo y agregó: Quizá se deba a que el caballo es más manso de ese lado…
Preguntémosle a tu padre- propuse.

Siempre se hizo así. Los caballos se suben por la izquierda- dijo casi a la defensiva el domador y espetó: ¿Qué quieren inventar? Hace veinte años que amanso caballos y el caballo sigue siendo el mismo. Y de todos modos… ¿qué cambia saber eso? –y prácticamente nos echó diciendo que no tenía tiempo para esa clase de conversaciones.

Tampoco me sentí completo con esa respuesta y otras similares que recibí. A primera vista daba la impresión de que todos sabían del tema, pero en definitiva sólo repetían lo que por años habían escuchado decir a otros. Parecía como si no pudieran decir simplemente no sé. Me llenaban de rápidas respuestas y evasivas, pero ninguno se animaba a hacerse mi incómoda pregunta –quizá por no arriesgarse a caminar en la incertidumbre que puede generar no tener una respuesta inmediata; esa incertidumbre que nos acompaña cuando nos atrevemos a dejar el camino conocido, y que suele preceder los nuevos descubrimientos.

Me negué a matar mi pregunta -y mi curiosidad- con alguna de esas respuestas históricas y seguí investigando.
Algunos años después, una tarde de verano – Don Jorge, mi maestro de doma en ese momento, me explicó que un caballo no se subía del lado izquierdo porque así debía ser, sino que tenía que ver con los usos y costumbres de los militares que colgaban el sable en la cintura -del lado izquierdo del cuerpo- para poder desenvainarlo más fácilmente con la mano derecha. Les resultaba mucho más cómodo montar el caballo por la izquierda ya que esto les permitía revolear la pierna derecha sobre el lomo sin que el sable les molestara.
Por fin comprendí por qué los humanos subíamos de ese bendito lado, pero ahora me faltaba entender por qué los caballos eran reacios a dejarse montar por el costado derecho.
Continué preguntando. Así llegué a saber que los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro del caballo no están conectados entre sí y a esta particularidad se debe que cuando un caballo ha sido entrenado para ser subido por el lado izquierdo, dé patadas, se muestre receloso o no se deje montar por el derecho. Es que lo que el caballo aprende de un lado no lo aprende del otro. Increíble, ¿no?

Estos aprendizajes cambiaron mi manera de mirar los caballos que entrenaba. Ahora veía dos animales en cada caballo. El izquierdo y el derecho. Entonces, si le enseñaba a levantar la mano izquierda durante media hora, luego tenía que dedicar otra media a enseñarle lo mismo del lado derecho.
Comencé a entender que los caballos no tenían un lado izquierdo bueno y otro derecho, oscuro y malvado. Que no eran arbitrariamente mansos y simpáticos con el que se acercara por la izquierda y recelosos o con pésimo carácter por la derecha. Entonces , dejé de pretender que supieran hacer algo de un lado si sólo se los había enseñado del otro y se me ocurrió amansar a los nuevos potrillos de manera que pudieran ser montados por ambos lados.

Básicamente, al comprender mejor su mundo y el por qué de muchísimas de sus reacciones descubrí que podía lograr un animal mucho más dócil y manso. ¡Pensar que durante años yo había tomado la creencia se monta por la izquierda como una verdad irrefutable!
Con el entusiasmo de haber encontrado algo revelador y que funcionaba en la práctica, decidí compartir estos secretos con otros domadores.

Grande fue mi asombro al comprobar que ninguno de ellos era capaz de considerarlos, ni tan sólo, para probar si funcionaban. Daba la sensación de que preferían quedarse en la comodidad de lo que conocían, perdiéndose de descubrir otro caballo y una manera más completa de amansar.

Estas son algunas de las respuestas con las que me encontré:
-¿Qué sabe ese Don Jorge? ¿A mi me va a decir lo que es un caballo? (y menos todavía iba a permitir que un aprendiz como yo le enseñara algo).
-No puede ser –decían otros- ¿De dónde sacaste esas ideas?
Uno remató diciendo: Yo conozco a muchos domadores de caballos y nunca mencionaron algo parecido.

Sin embargo no todos fueron oídos sordos. Solía pasar por el campo vendiendo ollas y otras piezas de cobre, un hombre al que en la zona llamaban el gitano.
A veces, bajaba de su caballo, desplegaba toda la mercadería sobre un pañuelo gigante y se ponía a conversar. Habíamos trabado una cierta amistad y decidí contarle el secreto. Me acuerdo que me escuchó con atención y se fue pensativo. Tiempo después volvió para mostrarme como había convertido aquel secreto en lo que el llamaba su alarma antirrobo. A fin de evitar que le quitaran el caballo cuando lo dejaba atado para entrar a un comercio en el pueblo, lo había re-entrenado acariciándolo y amansándolo para que se dejara motar por el lado derecho, mientras que por el lado izquierdo solía asustarlo y hacerle todo tipo de ruidos molestos con las cacerolas. Así, cuando alguien intentaba llevarse el animal acercándose por el lado supuestamente correcto, el caballo –atemorizado- se defendía pateando y mordiendo.

Tu Minuto de Coaching

Cada vez que quieras descubrir nuevos caminos y lograr resultados extraordinarios en un área de tu vida, te invito a que te detengas un momento y antes de empezar a hacer las cosas de la forma en la que siempre las haz hecho, dedica un minuto a desafiar la manera correcta de hacerlo preguntándote: ¿Quién dijo que tiene que ser o hacerse sólo de esta manera?
Las personas que llegaron antes que nosotros y nosotros mismos hasta el día de hoy, seguramente hemos hecho las cosas lo mejor que pudimos, pero no necesariamente lo mejor posible. De hecho, las generaciones futuras van a disfrutar de los aportes que nosotros seamos capaces de hacer a partir de desafiar y enriquecer las miradas tradicionales que ya no sean funcionales. La insolencia, de la mano del respeto por el otro, es la madre de muchos descubrimientos y nos invita a recorrer nuestro propio sendero de investigación y aprendizaje. El Coaching Ontológico promueve el ejercicio de una sana insolencia hacia las reglas del “sentido común” que viven dentro de nosotros mismos quedado aún cuando puedan haber quedado obsoletas.

Guillermo Echevarría
*Este artículo forma parte mi libro [Cómo Hacer Que Las Cosas Pasen] – Ediciones B
*Tu Minuto de Coaching es una marca registrada.

Soluciones de Coaching
Guillermo Echevarria  – Director
coach@guillermoechevarria.net
Av. Pueyrredón 1005 6° Of. D –  Bs As. Argentina
Tel 00 54 11 4963 6980  –   Cel  0054911 4947 6182

+Soluciones
+Coaching Individual y Coaching de Equipos
+Seminarios Motivacionales
+Desarrollando Habilidades de Oratoria
+Desarrollando Habilidades de Liderazgo
+Desarrollando Habilidades de Negociación
+Desarrollando Habilidades de Coaching para Gerentes

0
Votar

Comentarios

34 Respuestas a “¿De qué lado se sube a un caballo? – Tu Minuto de Coaching”

  1. Fernando Gonzalez on agosto 25th, 2009 21:02

    Estimado Guillermo, muy agradable y aleccionador el tema de su Minuto de coaching de hoy. En pasados años tuve la gran oportunidad de actuar como facilitador en procesos de cambio personal durante las fusiones y adquisiciones corporativas, y la resistencia al cambio estaba a la orden del día. Y así como las entre líneas de su texto lo insinuan, en aquel caso que menciono la resistencia no estaba dirigida a la tarea o la actividad laboral, sino al cambio que esa nueva visión y situación podría significar para el individuo como persona, no como trabajador. La función y responsabilidad laboral pasaban entonces a un plano menos prioritario y se alzaba el tema individual como el hecho más importante a tratar en las juntas, fueran estas formales (reuniones o entrenamiento) o informales (pero no menos importantes, como el pasillo o el área de café como escenario).

    Dejarles ver que tener un nuevo comienzo los haría precursores de una nueva visión, de un nuevo diseño, de una nueva forma de hacer las cosas, de una nueva creación… siempre sin dejar de reconocer el valor de “haber montado el caballo por el lado izquierdo”… esa fue una de las herramientas más valiosas, entre muchas otras, para provocar una apertura al cambio y hacer que la curva de renacimiento se acortara en tiempo y profundidad.

    Recordemos entonces las palabras de Eric Höffer:

    “En tiempos de cambio, quienes estén dispuestos a aprender heredarán la tierra, mientras que los que creen que ya saben se encontrarán hermosamente equipados para enfrentarse a un mundo que dejó de existir.”

    Exitos!

  2. Mauricio on septiembre 25th, 2009 11:30

    EXCELENTE. Por un lado, con tu nota, me has desasnado con respecto a por qué se montaba por la izquierda y por otro me has hecho reflexionar sobre los cambios de enfoque.
    Tu nota ha cumplido más que su función, muchas gracias!
    Saludos

    Mauricio

  3. Ruben Dario on septiembre 25th, 2009 19:34

    La verdad que muy pero muy bueno…quede desconcertado en un principio. Nunca me habia preguntado eso jaja. La verdad que nos dejas una gran enseñanza. Soy nuevo y ya te ganaste un asiduo lector. Felicidades!!

  4. Daniela I. Castro Ulloa on octubre 12th, 2009 22:18

    EXCELENTE… creo que esa palabra lo dice todo.
    Un abrazo Guillermo

    Daniela

  5. Hector Saravia on diciembre 7th, 2009 1:39

    muy uen tema, me ha gustado mucho porque es un tema muy corto pero rico en enseñanza.

  6. Alberto Valles on diciembre 9th, 2009 18:05

    es muy aleccionador el poder preguntarnos cosas que damos por sentadas toda la vida, en verdad es muy buenO

  7. alex neira on abril 8th, 2010 17:33

    Lo que hace mejor la enseñanza, es tu felicidad al difundirla.
    Gracias..

  8. fresia marin on mayo 7th, 2010 14:15

    Guillermo, no sabes lo importante que ha sido para mi visitar el minuto coaching, creo que es importante darse el tiempo y terminar con que no tengo tiempo para ser mejor o cambiar para ser mejor. Lo rico fue despejar una pregunta que tambien hice a quienes montan caballos por el lado izquierdo, y me queda mas que claro aprender a saber como funciona cada ser es independiente del otro gracias

  9. Marcela Zamora on mayo 12th, 2010 8:46

    Siempre me lo había preguntado!!! Pensé que era solo porque no se les enseñaba a los caballos a hacerlo de otra de otra manera, pero lo de las partes inconexas del cerebro no lo sabía. Cuando tuve mi caballo me empeñé en que se dejara montar por la derecha, y todos los “grandes domadores” me regañaban (además por el hecho de ser UNA MUJER, encima que “osaba” meterme en cosa de hombres, los desafiaba tratando de hacer algo en contra de lo que se “debe hacer”…) Pero mi pobre caballito apendió, y desde ese día, los dos, mi caballo y yo, fuimos BICHOS RAROS en el pueblo, pero todos nos saludan con simpatía y una sonrisa (aunque meneando la cabeza de un lado a otro como repitiendose para adentro : No puede ser…). Y quiero creer que también nos miran con cierto respeto por haber logrado algo que ellos por convicción o tradición no se atreven a intentar.
    (Mi tesis de preescolar: el preferido entre toooodos mis videos…GENIAL!)

  10. Yudelka Aristy on mayo 30th, 2010 23:50

    Hola excelente tema, siempre tuve la curiosidad de por que se montaba por el lado izquierdo el caballo si ni venian con un manual de cpmo deberian montarse, me encanto tambien por el mensaje que deja de que no siempre las cosas que hacian nuestros antepasados eran de la manera correcta… Excelente tema !!!

  11. Juan José Rivera on mayo 31st, 2010 1:58

    Guillermo:
    Por CAUSA lidad encontre tu página y quiero agradecer a la vida que existan personas como tu, que desde donde estas impactas en la vida de quienes leemos tus palabras.
    gracias por compartir!

  12. admin on mayo 31st, 2010 13:25

    Gracias, Juan José! Es lo que más me gusta hacer. Sigamos en contacto.
    Guillermo Echevarria

  13. admin on mayo 31st, 2010 13:37

    Qué buena anécdota, Marcela! Te imagino a caballo por el pueblo con la gente meneando la cabeza. Muy bueno. Tu demostración fué doble, sobre caballos y mujeres. Salvando las enormes distancias, durante siglos, la mujer también ha sido tratada a partir de preconceptos, maneras correctas y suposiciones acerca de qué era capaz o no. Hoy, muchas mujeres como tú, están mostrando con hechos que las cosas eran así porque no habíamos dado espacio para ser y probar. Dentro de poco voy a compartir un video de agradecimiento que creo que te va a gustar también.
    Slds,
    Guillermo Echevarría
    .

  14. admin on mayo 31st, 2010 13:40

    Qué bueno eso de darte tiempo para cambiar y ser mejor, ahora!
    Bienvenida, Fresia!
    Guillermo Echevarria

  15. Gonzalo Moure on julio 18th, 2010 4:37

    Precioso tu artículo, Guillermo. Me lo ha enviado una seguidora tuya, que sabe de mi afición a los caballos y a preguntas como esa. Y esa misma, de hecho.
    Estuve en el centro de Asia investigando el “hoomei”, un tipo de música de Tuva que se usó en tiempos remotos para amansar a los caballos. Y un chamán (el hoomei es una música chamánica) me dijo que el hemisferio izquierdo del caballo (que rige los movimientos del lado derecho) puede ser considerado como el conectado con la naturaleza, mientras que el derecho (que rige la parte izquierda) es el conectado con el hombre. Me dijo también: “Por eso el caballo es el único animal de respiración caliente que está cerca y lejos del hombre al mismo tiempo. Y por eso hay que tratarlo por el lado izquierdo, el lado “humano” y es peligroso acercarse a él por el lado derecho.”
    Eso parecía explicarlo todo, pero, de acuerdo con lo que tú has hecho, desde ahora intentaré tratar a los potros por ambos lados, para conectar ambos hemisferios en su cariño por el hombre: para que no tenga su lado natural como un lado ajeno al hombre.
    Y sí, los domadores tradicionales son reacios a cualquier innovación. Por eso lo que hay que hacer es encontrar nuevos tipos de amansamiento. Lucy Rees, aquí en España, lucha por ello, como tú, desde hace años.
    ¡Gracias!

  16. Manuel Beltrán Sánchez on julio 19th, 2010 16:24

    Si todas las personas nos dieramos el tiempo para disfrutar las cosas que no valen un centavo estaríamos, no en un mundo globalizado, estaríamos en un mundo completamente FELÍZ.

  17. Agustin on octubre 14th, 2010 0:30

    La verdad no sabia que se montaba del lado izquierdo por esa vieja tradicion de la espada. Lo que si sabia es que la mayoria de la gente es diestra, por lo que maneja las herramientas mucho mejor y hasta exclusivamente con la mano derecha.
    En los campos de cria es muy comun colgar un lazo y alforjas con herramientas del lado derecho de la montura dado que utilizan esa mano para trabajar mientras con la zurda manejan las riendas que es una tarea sencilla de realizar con la mano menos habil. Esto hace que sea muy facil montar por el lado izquierdo y engorroso del lado derecho. En definitiva el motivo es el mismo, solo que ya nadie lleva espadas en la cintura!
    Me sorprende que ninguna de las personas a las que preguntaste haya respondido eso.
    En cuanto a la reflexion final, FANTASTICA!
    Un Abrazo

  18. NÉLIDA SANTÁNGELO on noviembre 20th, 2010 19:32

    LEÍ CON SUMO INTERÉS EL ARTÍCULO. ME HIZO ACORDAR A OTROS EJEMPLOS DADOS EN CURSOS. RECIENTEMENTE, EN EL SEMINARIO DE TIM GALWEY TAMBIÉN, ÉL LO MENCIONÓ Y TIENE QUE VER, CON LA FOCALIZACIÓN, SU IMPORTANCIA Y EL APRENDIZAJE.
    APRENDÍ CON RELACIÓN A LOS DOS LADOS DEL CEREBRO DEL CABALLO, LO QUE ME PLANTEA TAMBIEN OTROS POSICIONAMIENTOS DE DESAFIOS Y CONSIDERO ADEMÁS, QUE SE PLANTEA LO RELACIONADO AL JUEGO INTERNO: DEL YO 1 QUE MANDA Y EL YO 2 QUE EJECUTA.GRACIAS! NÉLIDA SANTÁNGELO

  19. admin on noviembre 20th, 2010 21:46

    Gracias, Nélida por tu comentario. A mí también me gusta ver el juego interno como jinete y caballo. La relación es clave. Guillermo Echevarria

  20. admin on noviembre 20th, 2010 22:01

    Gracias por tu comentario, Agustín. Cuando uno empieza a preguntar y preguntarse aparecen las respuestas más sorprendentes. Muchas no son respuestas pensadas, sino automáticas. Respuestas prestadas. Estoy de acuerdo en lo que planteas de que se utiliza la derecha y por eso va de ése lado el lazo. Pero también desde ésa mirada, sería más cómodo usar la derecha para subir, más allá de que pueda incomodar un poco el hecho de que esté el lazo de ése lado. Pero, como te decía antes, ésta vivencia me enseñó a animarme a hacerme preguntas y animarme a responderlas a partir de mis propias experiencias. Un saludo, Guillermo Echevarria

  21. admin on noviembre 20th, 2010 22:57

    Hola Gonzalo. Qué bueno lo que me contás del Hoomei y el consejo del Chamán.
    Cómo te está yendo con éso de acercarte a los potros por ambos lados?
    Sí, escuché hablar de Lucy Rees. Es una grande del tema.
    Nuevamente, gracias por la anécdota!
    Guillermo Echevarria

  22. Oscar on diciembre 1st, 2010 10:23

    Estimado,

    Tu experiencia es paracecida a la historia del “Gato Amarrado”, que tiene que ver con la Gestión de Procesos.

    Muy buena.

  23. admin on diciembre 1st, 2010 16:11

    Hola, Oscar. No conozco ésa historia. Si la tienes me la enviarías a guillermo@decoaching.com ?
    Gracias,
    Guillermo Echevarria

  24. Barbara Chavez on diciembre 24th, 2010 5:56

    LEÍ CON SUMO INTERÉS EL ARTÍCULO. ME HIZO ACORDAR A OTROS EJEMPLOS DADOS EN CURSOS. RECIENTEMENTE, EN EL SEMINARIO DE TIM GALWEY TAMBIÉN, ÉL LO MENCIONÓ Y TIENE QUE VER, CON LA FOCALIZACIÓN, SU IMPORTANCIA Y EL APRENDIZAJE. APRENDÍ CON RELACIÓN A LOS DOS LADOS DEL CEREBRO DEL CABALLO, LO QUE ME PLANTEA TAMBIEN OTROS POSICIONAMIENTOS DE DESAFIOS Y CONSIDERO ADEMÁS, QUE SE PLANTEA LO RELACIONADO AL JUEGO INTERNO: DEL YO 1 QUE MANDA Y EL YO 2 QUE EJECUTA.GRACIAS! NÉLIDA SANTÁNGELO

  25. Jana Johns on diciembre 29th, 2010 7:07

    Gracias por tu comentario, Agustín. Cuando uno empieza a preguntar y preguntarse aparecen las respuestas más sorprendentes. Muchas no son respuestas pensadas, sino automáticas. Respuestas prestadas. Estoy de acuerdo en lo que planteas de que se utiliza la derecha y por eso va de ése lado el lazo. Pero también desde ésa mirada, sería más cómodo usar la derecha para subir, más allá de que pueda incomodar un poco el hecho de que esté el lazo de ése lado. Pero, como te decía antes, ésta vivencia me enseñó a animarme a hacerme preguntas y animarme a responderlas a partir de mis propias experiencias. Un saludo, Guillermo Echevarria

  26. rosaura de la rosa on abril 8th, 2011 19:36

    saludos guillermo!! desde méxico, me gusta tu reportaje y tu música

  27. Pablo on abril 20th, 2011 5:00

    Muy bueno eduardo. Otra historia -cortita pero interesante- que deja una metáfora parecida: Porqué los elefantes de circo pueden ser controlados con solo una cuerdita alrededor del pie? porque fueron criados desde pequeños con una cadena gruesa en el pie, que con el pasar de los años fueron cambiando por otra cada vez menos pequeña y pesada hasta usar solo la cuerda (muy fácil de romper) que ponen en una de sus patas. Sin embargo, el concepto de estar amarrado a dicha cuerda sigue grabado profundamente como creencia, por lo que ni siquiera intentan zafarse. Saludos,
    Pablo

  28. Cris on junio 15th, 2012 4:40

    Me ha encantado tu artículo, me gusta mucho que la gente se pare a pensar en estas cosas, porque desde luego las cosas no son nunca porque sí, todo tiene su motivo de hacerse y todo proviene de algún sitio, efectuvamente la mayoría de la gente no sabe estas cosas, ni siquiera se lo preguntan, así se ha hecho siempre, porque sí y ya está, pues no, esta gente no tiene miras de progreso ni ganas de avanzar y superarse, sin embargo el que tiene inquietudes si que las tiene y ademas lo logrará. Me gustaría que leyeras el artículo sobre esto mismo que escribi yo en el 2008. Felicidades, me gustaría comentar e intercambiar contigo cosas de caballos. El enlace es este http://lalunadelasbrujas.blogspot.com.es/2008/09/porqu-la-costumbre-del-manejo-y-vestido.html

  29. Carla on enero 21st, 2013 22:50

    Hola q tal!!Estoy en Gesell y me enterè por la librerìa q venìan algunos escritores,de los cùales estàs vos.Comprè el libro el jueves y ya lo terminè en 3 dìas.EXCELENTE. me emocionè con el taxista,y es tan simple las cosas q decìs ,q no nos damos cuenta q podemos cambiar en un chisquido de dedos,nos vemos el mièrcoles!!!Carla

  30. admin on enero 31st, 2013 16:23

    Buenísimo Carla! Lectura record!!! Espero que te haya gustado la charla de Gesell.
    Un beso,
    Guillermo

  31. miguel on junio 21st, 2013 19:14

    yo siempre me pregunte los mismo, hasta que viendo un entrenador deportivo, aprendi que la pierna de apoyo para saltar o subir es la izquierda en los diestros, entonce el caballo se sube por la izquierda por el movimiento natural del hombre de hacer la fuerza con la pierna izquierda y revolear la derecha que es menos fuerte, sumado a tu informacion del cerebro del caballo, una vez que aprendio algo, lo desconocido lo pone mal

  32. Betty on enero 21st, 2014 17:18

    Primero me baje tus canciones, despues me compre el libro.Sencillo, directo al hueso.En fin, llegas por ataque multiple!

  33. admin on enero 21st, 2014 17:44

    Gracias por tus palabras Betty! Me alegra un montón saber que llegué por ataque múltiple!!! Me hiciste reir con eso. Un gran saludo, Guillermo

  34. Gustavo on febrero 12th, 2014 16:26

    Buenísima la nota, siempre fue algo que me daba vueltas por la cabeza y tu me la descifraste. Soy poco de andar a caballo pero con un amigo más conocedor del campo llegábamos a intercambiar ideas sobre el tema y nunca entendían mi dilema porque para ellos era algo absoluto y sin posibles cambios.
    Lo que he llegado a aprender es que a la mayoría de personas diestras no se les pasan por la mente las diferencias que existen en determinadas tareas con las personas zurdas como yo.
    En mi caso sería mas natural subir por el lado derecho del caballo, obviamente el animal sin adiestrar se sentiría molesto y hasta le caería mal mi presencia.
    Pero imaginándome en la época de la independencia seguro que tendría que haber adiestrado a mi caballo para subir por la derecha porque mi sable hubiera estado del lado derecho, a lo que se me ocurrió imaginar que en la batalla así como en el boxeo, como hubiera sido para los diestros pelear arriba del caballo contra un zurdo?
    No me hubiera sentido tan incómodo como ellos, e leído de espadachines expertos que enfrentándose dos del mismo nivel el zurdo prevalece, pero sobre el caballo no se si influiría la técnica de espadachín.

    Saludos de Uruguay

Dejá tu comentario